Despedida de José

jose_despedidaJosé García, el profesor de Filosofía, comparte con nosotros estas palabras en su despedida como docente…

Queridos amigos,

Con ocasión de la primera de mis múltiples despedidas, César Badajoz, abnegado mantenedor de la página web del Instituto, y tantas otras cosas, me sugirió que la utilizara para dejar constancia de mi paso por el mismo. No sé si fue una buena idea pero, al césar lo que es del césar, de modo que, como en las seguidillas, allá va la despedida…

Mi inicio en el Pineda se remonta al siglo pasado…, en aquellos tiempos, como en los últimos casi cuarenta años, también había turbulencias en el mundo educativo: partidarios, detractores e indiferentes pugnábamos por capear el temporal del nuevo horizonte que se avecinaba, como tendréis que volver a hacer en el futuro más inmediato. ¿El día de la marmota? Desde luego tiene componentes de pesadilla.

Clase tras clase, curso tras curso llegó incluso el nuevo milenio, pero la filosofía perenne se defendió mal que bien de las visiones anti-humanistas que acechan por doquier. Fueron años duros y gloriosos: lo urgente desplazó lo importante, el documento a la acción, el metalenguaje a la reflexión. Educar en nuestro país ha sido siempre una tarea hercúlea; exige virtudes insobornables, valores y compromisos a prueba de leyes; condena a la soledad y no pocas veces a formas de ostracismo social y, sin embargo…, de modo incomprensible y mágico, cada día renace el rito primordial de la comunicación en su caminar pautado y sereno, pese a todo.

Construimos ese mañana tan incierto. Lo hacemos desde el desinterés más absoluto, qué paradoja. No cobramos comisiones, no nos conocen en los paraísos fiscales, no interesamos a los mercados ni a los mercaderes, ¡sólo queremos que nos dejen enseñar!

En este quehacer conjunto he tenido la oportunidad de haber recorrido un largo camino que evoco (afortunadamente la memoria es selectiva) con satisfacción y plenitud. Al despedirme de vosotros lo hago también de generaciones de profesores, de alumnos, en definitiva de amigos que con su entrega, humor e inteligencia fueron no pocas veces solaz en el inevitable cansancio de los trabajos y los días.

Todo es enigmático, al menos lo que merece la pena, así que cómo voy a decir adiós sin al menos una cita ad hoc del más enigmático de los filósofos:

“…el camino arriba y abajo es uno y el mismo…

Hasta siempre.

2 thoughts on “Despedida de José

  1. Saludos, Profesor / escalador.
    No se porqué, de pronto teclee tu nombre y el tiempo no ha borrado tu imagen de mi memoria como para reconocerte por encima de esos apellidos tan poco específicos.
    Me alegra ver, y espero que no sea una convención, que te despiden con cariño, ¡qué más se puede pedir a lo que uno hace!
    Un saludo de quien hizo contigo el espolón de los franceses.
    Paco

    • Hola Paco, soy Javier, que también soy de filosofía aunque no escalador como José, que seguramente estará disfrutando de las montañas ahora que dispone de la libertad que otorga el estar jubilado. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website